16 jul. 2011

'Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2': Un vibrante final

Escena de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2
Cinematográficamente hablando, conocemos a Harry desde hace diez años. Aquel niño que descubrió que era mago en La piedra filosofal fue enterándose, poco a poco, de la misión que le había sido encomendada en el instante en el que sus padres murieron por protegerlo.

Harry, Ron y Hermione en La piedra filosofalHarry Potter y su historia, tanto la suya como la de los que le rodean, encandiló a miles de niños que abarrotaron las salas de las primeras entregas. Ahora, en el momento del final, en las salas no hay niños sino adultos. Jóvenes que han crecido junto a Harry y el resto de personajes, jóvenes que han madurado al mismo tiempo que las historias y las tramas de las películas, jóvenes que, al salir del cine, han cerrado una etapa de su infancia y adolescencia al decir adiós al "elegido" que les ha hecho creer en la magia y en encantamientos imposibles.


Pero el público no es el único que ha crecido. También lo han hecho los actorHarry, Ron y Hermione en una escena de Las reliquias de la muerte parte 2es y, por supuesto, los personajes. Hemos visto pasar a Harry, Ron y Hermione por diferentes etapas de la vida: infancia, adolescencia y ahora, a modo de regalo final, la madurez. Aquellos niños que "jugaban" a la magia son ahora conscientes de sus posibilidades y miran de frente a la muerte, sin miedo, pero con esperanza.

Lord Voldemort saqueando la tumba de Dumbledore es la última imagen que recordamos de la primera parte de Harry Potter y las reliquias de la muerte y también es la primera que se nos muestra en esta segunda parte a modo de recordatorio, para que el espectador se sitúe inmediatamente después en aquella playa, junto al Refugio, donde Harry enterró con sus propias manos a Dobby. A partir de este momento la sensación de final se palpa en el ambiente y la acción comienza, sin más, sin tregua, a un ritmo vertiginoso que no da descanso, de manera dinámica, sin pausas ni titubeos, en contraposición a la cinta antecesora.

Harry, Ron y Hermione saben a lo que se enfrentan, saben que están llegando al final del viaje y, por lo tanto, saben que todo ha de acabar donde empezó: en Hogwarts. Es allí donde tienen lugar las imágenes y los efectos más espectaculares. Lo que comenzó como una historia infantil acaba como una película adulta y oscura, con la tragedia palpable a cada segundo descargada por algún que otro toque de humor que infunda valor tanto a los personajes como al público, a partes iguales, para llegar al final.

El espectador ata cabos al mismo tiempo que el protagonista y descubre que no siempre las cosas son lo que parecen. Personajes como Neville o Snape alcanzan una importancia vital para el desarrollo de la historia, un reconocimiento merecido en ambos casos.

Pero la batalla final es dura y, como es de esperar, hay pérdidas importantes que ponen un punto más de dramatismo a la historia.

Los ávidos lectores de las novelas irán viendo como lo leído va tomando forma en la gran pantalla de una manera fiel, a pesar de la omisión de alguna que otra escena y de los inevitables cambios de las adaptaciones.

Los que no conozcan los textos de Rowling quedarán encantados igualmente aunque haya momentos en los que pueden sentirse perdidos, ya que ciertas escenas son un poco complicadas de entender si no se conoce la historia de manera previa.

Un final emotivo, vibrante y espectacular pone fin a la gran batalla entre el bien y el mal, a la lucha entre Harry y Voldemort, al enfrentamiento entre el amor y el odio, entre la luz y la oscuridad del mundo mágico.


Harry y Lord Voldemort en una escena de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Parte 2
David Yates, que lleva al frente de la Saga desde Harry Potter y la Orden del Fénix, cierra una historia que ha formado parte de la vida de muchas personas, y lo hace con broche de oro, dando a Harry y a sus compañeros la despedida que se merecen.


Nota Making Of: 8,75


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of