26 nov. 2011

Polanski arranca la máscara de la sociedad en 'Un Dios Salvaje'


Cartel de la película Un Dios Salvaje

Un Dios Salvaje, el nuevo trabajo de Roman Polanski, tendrá el honor de protagonizar LA TAQUILLA de esta semana. Roman Polanski, a pesar de su cercania a los 80 años de edad, no deja de sorprendernos y esta vez, para hacer una gran crítica a uno de los grandes clichés por los que la sociedad ha luchado a lo largo de la historia: la lucha de clases. Actualmente, Polanski es nombre que está en boca de todos y no es para menos porque gracias a ese talento innato que tiene para contar historias es capaz de trasmitir un compendio de sentimientos con tan solo una cámara. Si quieren empaparse de la vida de este cineasta polaco merece echarle un vistazo a la biografía creada por Diego Molde que se titula Roman Polanski, La fantasía del atormentado y podemos adquirirla pinchando aquí.

¿Qué nos queda cuando nuestros valores morales se desvanecen ante nuestros pies? Maquiavelo, filósofo político italiano decía que pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos y siguiendo esta premisa, Roman Polanski, llevando con una elegancia extrema la adaptación de la obra teatral de la autora francesa Yasmina Reza, es capaz, con un diálogo grandilocuente y una simbiosis de tiempo, espacio y lugar, de rasgar la máscara que adoptamos ante la sociedad para descubrir el verdadero rostro de la personalidad.

El director polaco impone un hilo conductor a través de imágenes que transcienden a esforzadas apariencias que se derrumban y van imponiéndose poco a poco las miserias mundanas que se esconden en lo intrínseco del ser humano. El resultado del visionado de este drama cinematográfico es la sonrisa satisfactoria de estar ante una gran obra de arte que muestra el derrumbe de los modales dejando ver a flor de piel la crueldad que se esconde en cada poro del hombre.

Escena de los dos matrimoniosLa trama se inicia con una escena aparentemente inocente donde dos niños parecen discutir en un parque. La escena finaliza a mamporrazo limpio donde uno de los niños acaba con los dientes rotos. Alexandre Desplat, compositor de la banda sonora de este film es el encargado de crear ambiente a través de la armonía de su melodía. La historia adquiere su cáriz más ácido cuando cuatro adultos que forman dos matrimonios y parecen ser los padres de los niños que han protagonizado la disputa anterior son encerrados en una casa para solventar la pelea entre sus pequeños. Un abogado prepotente, acompañado de su mujer, una broker, han acudido a la humilde casa de un ferretero y una ama de casa cultivada y liberal para deliberar sobre la agresión de los niños.

En un único escenario, como lo es la casa de los Longstreet, da comienzo a una reunión seria y formal que tratan de guardar las apariencias en todo momento. Pero conforme va transcurriendo el ir y venir del diálogo de los personajes, esas apariencias se esfuman dejando aflorar la crudeza de la que esta provista el hombre. La cortesía que se refugia en la superficie de unos buenos modales, la violencia que adquiere forma humana, la tormenta que se avecina cuando el elenco actoral reunido en esas cuatro paredes sobrepasan los límites de lo civilizado y la transformación de la lucha de clases en el verdadero argumento del film, hacen de Polanski un "Dios" del Séptimo Arte.

También hay que destacar de esta tragicomedia inteligente la interpretación de cuatro grandes actores que se presentan como cuatro títeres manejados por un director que consigue que sus gestos, sus diálogos, su envoltura en la escena logren la perfección. Jodie Foster y Kate Winslet hacen una interpretación sublime mientras que Christoph Waltz y John C. Reilly son las dos piezas del puzzle que convierten a la obra en magnífica.

Nota Making Of: 9

Aquí pueden ver el trailer de esta película que desde Making Of les recomendamos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otras entradas de Revista Making Of