4 may. 2012

Vuelta a la edad de oro de Hollywood con Cary Grant


El emblemático actor Cary Grant nacido el 18 de enero de 1904 en Bristol - Inglaterra y fallecido en Iowa - Estados Unidos, el 29 de noviembre de 1986 a los 82 años de edad, es símbolo de la época dorada de Hollywood gracias a su elegancia, sencillez y su acentuada empatía con el público, a los cuales llegaba profundamente con sus estelares interpretaciones.   

Archibald Alec Leach, nombre completo original de Cary Grant, nacido en Inglaterra pero nacionalizado estadounidense procedía de una familia de clase media fuertemente marcada por la reclusión de su madre en un sanatorio mental. Su afición por la actuación se hizo notar con tan sólo 14 años, edad en la que decide dejar los estudios para unirse a un grupo de saltimbanquis con los cuales viajará a Nueva York con motivo de poner en marcha una actuación que obtuvo mucho éxito en Broadway.

La actuación de teatro le dio la oportunidad de conocer a Mae West, una actriz y guionista estadounidense de los años treinta que se fija en el muchacho para protagonizar junto a ella misma en el teatro Lady Lou.  
A los 28 años le ficha la conocida y respetada productora Paramount y bajo su tutela Grant debuta como actor secundario en Esta es la noche (1932 / EE.UU.), película que trata la temática de los celos y desarrollada en platós ambientando ciudades europeas como París y Venecia.

Una vez finalizado el contrato con Paramount y en vista de que la productora no le ofrecía la renovación, el intrépido actor se embarca en algo poco usual para aquella época: la figura de freelance (trabajador por cuenta propia). Esta situación laboral no le impidió protagonizar películas con una gran recaudación, como es el caso de Luna nueva y Sólo los ángeles tienen alas, de la productora Columbia. 

El trabajo y la buena reputación de Cary Grant hizo que el siempre controvertido pero excelente director, también británico, Hitchcock se fijara en él para protagonizar tres de sus obras maestras: Atrapa a un ladrón(1955) , Con la muerte en los talones (1959) y Encadenados (1946). Películas que le valieron el aprecio y la valoración del superlativo cineasta y el público.

Sin embargo todos cometemos errores y Grant no iba a ser menos dejando pasar la protagonización de películas tan entrañables como Vacaciones en Roma y Sabrina, con ello también perdió el compartir rodaje con la brillante Audrey Hepburn, con la cual se encontraría finalmente en la refinada comedia Charada.

Cary Grant no obtuvo ningún Oscar a pesar del potencial de sus actuaciones y de la simpatía del público en general, aunque si fue nominado dos veces por Serenata nostálgica (1941) y Un corazón en peligro (1944) Así pues tuvo que esperar hasta 1969 para recibir tan esperado galardón en la categoría de honorífico.

Como buen actor la muerte le llego en 1986 con un ataque de corazón en el escenario durante un monólogo cómico en el estado de Iowa de Estados Unidos. Así fue como pocas horas después el mundo vio como se apagaba una estrella para volver a lucir en el firmamento. 

1 comentario:

  1. Anónimo5/5/12 14:19

    Hay clásicos que nunca mueren... Este es un bello ejemplo de ello, gracias por recordar antiguas estrellas.. Me gusta mucho esta sección. Enhorabuena por el blog tiene estilo propio y vosotros también.

    ResponderEliminar

Otras entradas de Revista Making Of