7 jul. 2012

'Ice Age 4: La formación de los continentes'

Cartel de la película Ice Age 4: La formación de los continentes. Making Of

Hasta ahora no había salido a la luz, pero la disposición actual de la tierra se debe, nada más y nada menos, que a otra consecuencia de la obsesión que tiene Scrat por las bellotas. Así arranca la última entrega de Ice Age, que explica al espectador cómo y porqué se separó la pangea para, posteriormente, desarrollar la historia principal de la película.

Manny, Sid y Diego se separarán de la mujer (Ellie) e hija (Melocotón) del mamut y se verán obligados a navegar por alta mar en un iceberg intentando desesperadamente volver a casa. Mientras, el resto de animales se desplaza para ponerse a salvo tras los derrumbamientos fruto de la separación terrestre.

Dos problemas paralelos, un nudo con dos vertientes y una única solución. De este modo se plantea la corriente principal de la trama, que se centra en el enfrentamiento de Manny con el Capitán Gutt después de que éste y su tripulación secuestrasen a nuestros protagonistas.

El humor al que estamos acostumbrados en esta saga se mezcla con el sentimentalismo, protagonizado por Manny, que quiere regresar con su familia, y por Melocotón, que lo único que desea es poder volver a ver a su padre.

La lección moral, presente en casi todas las películas destinadas al público infantil es, por un lado, el gran valor de la familia y, por otro, la necesidad de ser fiel a uno mismo, sin variar la personalidad, costumbres o amigos por nadie.

Una película entretenida que mantendrá a los pequeños atentos y que hará que los mayores puedan disfrutar de un film de animación sin sentirse obligados.

Nota Making Of: 6,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otras entradas de Revista Making Of