15 jul. 2012

James Dean en 'Rebelde sin causa'


La reconocida película, Rebelde sin causa, se estrenó en 1955 de la mano del director guionista y actor estadounidense: Nicholas Ray, el cual quiso resaltar con esta película los perfiles de los adolescentes rebeldes, ya que hasta entonces se pensaba que sólo procedían de familias desestructuradas cuando muchos de ellos provenían de hogares de alta clase social sin problemas familiares aparentes. Además, el film consiguió juntar a dos actores que correrían un destino trágico y que quedarán por siempre en el recuerdo cinematográfico como auténticos iconos juveniles: James Dean y Sal Mineo. Ambos actores perecerán extremadamente pronto y por ello se convertirán en mito.

Por otra parte atendiendo al argumento, la película trata la azarosa vida de un joven que no deja de meterse en problemas, mientras que sus padres no ven otra solución que salir corriendo de los lugares en donde viven para salvar la reputación de su único hijo. Parte del problema es el ambiente en el que se mueve el personaje. Por un lado, una madre y abuela estrictas, sobreprotectoras, por otro, un padre que queda en un segundo plano y que además pretende ser su amigo cuando el hijo claramente necesita que sea su referente. Todo ello desestabiliza a Jimmy Stark (James Dean) y le hace una persona confusa, lo cual después deriva en que no sepa muy bien como comportarse ante diferentes acontecimientos.

Al parecer el último destino de la familia le hará disfrutar de dos apoyos muy importantes que no había tenido anteriormente: El amor de Judy, interpretado por Natalie Wood, y la amistad de Sal Mineo en su papel de "Platón". Ambos personajes idolatrarán a Jimmy y a su vez le harán más estable aunque no menos temerario. En tan solo un día el personaje de James Dean se hace grande dejando así patente la importancia de las amistades en todas las edades pero más particularmente en la adolescencia, momento en el que se está formando la personalidad.

También cabe destacar la interesante actuación de Natalie Wood como Judy, una aparente chica de bien que busca emociones fuertes para dar acción a la vida tranquila y apacible en la que vive. Doble personalidad que supo desarrollar la actriz en su excelente interpretación y que muestra la pasión irracional adolescente.

Una curiosidad fue que la productora Warner Bros, que en principio se había hecho con los derechos de la película, quiso dar el papel principal a Marlon Brando pero este no aceptó y finalmente el guión cayó en manos de James Dean. Aun así, Warner no quedó convencida de esta elección hasta ver el éxito de recaudación en taquilla. Este éxito estuvo, sin duda, amparado por la terrible muerte del actor, que contaba con 24 años, en un accidente de carretera a tan solo una semana antes del estreno mundial de la filmación.

Otro destino trágico fue el de Sal Mineo que con 37 años murió asesinado el 12 de febrero de 1976 de la mano de un asaltante que le asestó un navajazo certero en el corazón cuando el actor salía de un ensayo teatral. Aunque al principio parecía que el hecho había sido pasional, después se supo que fue un simple repartidor de pizzas el que acabo con su vida sin saber tan siquiera quién era.

En definitiva y tras los sucesivos hechos reales que rodearon a la película, ésta se ha convertido en símbolo de una época. Un tiempo en el que Estados Unidos se convertía en país de referencia del cine después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of