22 sept. 2013

'Noche en el museo', el sueño de todo niño


¿Alguien recuerda un museo tan divertido como este? Es cierto que a veces las películas consiguen atraparnos en su propia visión del mundo y hacernos ver cosas que no son. Noche en el museo es una de esas producciones. Proporciona en el espectador momentos de evasión de la realidad y continuadas risas y comentarios fuera de sí.

Aunque muchos se resistan, es una película para disfrutar con toda la familia y dejar volar la imaginación por senderos jamás pensados.

Se trata de una comedia estadounidense de 2006 dirigida por Shawn Levy y protagonizada por los conocidísimos Ben Stiller, Robin Williams y Dick Van Dyke. Grandes cómicos de la pantalla que dieron todo de si para conseguir la aprobación del público.


Con el paso de los años su valoración ha bajado mucho, pero en el año de su estreno no pareció tan mala. Hechos como que el tiranosaurio Rex cobre vida y se recorra el museo jugando detrás de un hueso o que el propio décimo sexto presidente de los Estados Unidos, Teddy Roosevelt, ayude al pobre Larry a controlar el museo, son anécdotas que recordaremos cada vez que entremos en uno.

Larry es un hombre movido por el afán de éxito, sin embargo no termina de encontrar su espacio y lo peor de todo es que con tanto cambio de trabajo está empezando a defraudar a su pequeño hijo. Larry tiene miedo de que éste termine por admirar más al nuevo novio de su madre y por ello, deja aparcados sus proyectos como inventor con el fin de encontrar un trabajo estable. Es entonces cuando consigue ser el vigilante nocturno de el museo de historia natural. 

La primera noche Larry no sale de su asombro.No puede creer que todo lo que ha visto sea cierto, pero tampoco puede contárselo a nadie porque lo tratarían de loco. Poco a poco con el paso de las noches se va haciendo a su nueva rutina laboral, que no es nada aburrida. 

El momento cúspide de la peli llega cuando Larry se lleva consigo a su pequeño. Piensa que enseñarle a lo que se dedica realmente le hará cambiar la visión que tiene de él. 

Es una producción que sabe crear entusiasmo mediante el ir y venir de acontecimientos ficticios. La inmensa cantidad de efectos especiales que en ella se hayan están muy bien utilizados y ese final triunfador deja en el espectador ganas de seguir disfrutando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Otras entradas de Revista Making Of